Carmen de Españolita

Viajar nos abre la mente a otras culturas y nos hace ser más empáticos con otras manera de vivir. Es una pasión para muchos y un motor económico para los países. Pero el turismo de masas deja un rastro de contaminación importante que no siempre ayuda a conocer la esencia del país. Por suerte, existe una nueva manera de viajar más respetuosa con el planeta como los viajes organizados slow de Españolita, en los que se pone énfasis en la cultura del país y en sus artesanos y en los que el viajero vive una experiencia enriquecedora a la vez que apoya a pequeños artesanos y productores de la ciudad que visitan.

Cuéntanos sobre ti, ¿quién es Carmen?

Soy una persona creativa que se obsesiona con ciertas ideas y para llevarlas a cabo se ha ido haciendo pequeña emprendedora. Tengo mucha imaginación sin tiempo de concentración para desarrollar y creo que soy resistente y adaptable gracias al viaje de la vida y a sus circunstancias. También soy madre de una niña y un niño que dan un sentido profundo a mi vida y me mantienen a raya. 

Cuéntanos de dónde eres y dónde vives.

Soy de Madrid pero vivo la mayoría del tiempo en Los Angeles, donde vine por primera vez en 2001 a hacer unas prácticas en CNN. Luego el cine me trajo de vuelta a California en 2008 donde me reencontré con un inglés de quien me enamoré y aquí han nacido nuestros hijos.

¿Qué es lo que más te gusta de vivir en Los Angeles?

Los Angeles es vibrante pero también relajada. Me gusta por su multiculturalidad, las posibilidades que ofrece y la actitud positiva y progresiva de la gente. ¡También la bestial naturaleza de Carlifornia! Realmente lo tiene todo. Aunque es una ciudad de contrastes brutales y desigualdades muy descaradas, EEUU es un país lleno de injusticias.

Una semana después de que hayan empezado las revueltas sociales más extremas desde los años 60, esta vez por el asesinato de George Floyd, añadiría que las diferencias son muy profundas y ligadas a ideas arcaicas.

¿Dónde es más probable que te encontremos en tu ciudad?

Donde más me gusta ir con mis hijos es a la playa o al campo californiano. Pero también disfruto mucho cuando estoy trabajando en rodajes porque me lleva a encontrar escondites llenos de magia, desde casas de atrezzo a localizaciones increíbles.

Cuál fue tu primer trabajo y cómo ha sido el camino hasta llegar a tu profesión actual.

Estudié sin pasión empresariales europeas en España y Holanda y a los 19 años me fui a Sidney a hacer prácticas de marking en una multinacional. Esta experiencia me abrió los ojos sobre el tipo de vida profesional que quería llevar. Había crecido obsesionada con películas de época, empecé a leer libros de cine y decidí que quería ser escenógrafa. Me apasiona crear mundos.

Después vinieron las prácticas en CNN donde descubrí las entrañas de Hollywood y me quedé prendada de toda la experiencia. Nada más acabar la universidad tuve la oportunidad de trabajar en mi primera película en Madrid en el verano de 2002. Me enamoré de la industria, el modo de vida, el trabajo creativo y nunca más me senté en una oficina.

Los acontecimientos se fueron hilando con magia durante los mejores años de mi juventud. Una superproducción de Ridley Scott me llevaba por España y Marruecos durante 9 meses, abriendo mi percepción de todo lo que era posible y después de la experiencia trabajando en una película de Milos Forman y su equipo en Nueva York decidí estudiar diseño de interiores en Parsons. Esto me llevó a trabajar en videos de música y como ayudante de arte para revistas y fotógrafos.

Pero me faltaba mucho el cine y me mudé a Los Angeles, donde entré en el sindicato de directores de arte de Hollywood (Art Director’s Guild). Y así fue durante años hasta que llegó mi primer bebé y pasó a ser mi prioridad. Así que investigué otras maneras de mantenerme creativa a mi ritmo y empecé a desarrollar Españolita que ha ido creciendo según mis circunstancias.

Cuéntanos qué haces ahora profesionalmente y sobre Españolita.

Actualmente pongo mi creatividad al servicio de proyectos con alma, propios y de otros. Con Españolita reúno historias y experiencias en torno a la cultura de mi infancia. Empecé en 2012 con Españolita Foods & Imports como un puesto itinerante de comida española en mercados en Los Angeles, catering y talleres de cocina, pero personalmente necesitaba readaptarlo, así que durante un par de años Españolita se convirtió en un proyecto sobre talento y lugares con alma (Gathering Talent & Soulful Places), una web dónde compartía mis encuentros con creativos en sus estudios o descubriendo lugares que me quitaban el aire. 

Quise compartir este proceso de intercambio de impresiones más allá de la pantalla y empecé a crear viajes para gente que estaba interesada en venir conmigo a disfrutar de estos descubrimientos en España y el primer viaje fue tan gratificante que no quise parar.

Me fijo en gente, lugares y marcas cuya integridad puedo defender y mi criterio se va adaptando para ser más exigente. Básicamente conecto viajeros curiosos con gente y lugares maravillosos.

¿Qué te inspiró a crear Españolita?

Lo más esencial de España y la nostalgia, las ganas de hacer las cosas mejor y extender el amor por todo lo que me hace feliz de nuestra cultura.

Cuéntanos sobre tu sector, ¿qué te preocupa y qué debe cambiar para que sea más sostenible? 

Con pena entiendo lo mal que lo hemos hecho en el sector turístico, aún creando mucha riqueza y progreso. Quizás ha llegado el momento de que la revolución sea generalizada y que viajemos protegiendo nuestro recursos naturales y culturales. No quiero hablar de sostenibilidad solo para los ricos, quiero entender la sostenibilidad como un movimiento social.

“Ha llegado el momento de que viajemos protegiendo nuestros recursos naturales y culturales.”

No puede haber progreso si no incluimos cambios que afecten colectivamente al bien común. Por ejemplo, no se puede permitir que una empresa se considere “verde” si ofrece contratos basura a sus empleados. Considero que mi marca apoya los valores de sostenibilidad, pero indagando en lo que de verdad importa, me gustaría ayudar, aportar y liderar el cambio.

A nivel personal, ¿cómo vives de manera más respetuosa con el planeta? ¿Algún consejo?

Implementando pequeños cambios que a la larga repercuten. En nuestra casa reciclamos, hacemos compost, nos proveemos de energía solar, tenemos un sistema que recicla el agua de la ducha para regar y tenemos dos coches, uno eléctrico y el otro híbrido. Las verduras y las frutas las compramos de proximidad y evitamos consumir plásticos y paquetes de un solo uso. Pero trabajamos en industrias en las que volamos mucho en avión y que generan muchos residuos. Estamos lejos de ser sostenibles, pero quiero pensar que estamos mejorando. En cuanto a sostenibilidad social, pagamos por encima del salario mínimo a nuestros empleados y en mi pequeño negocio estoy en continua mejora.

Hay retos pero lo que más me ha ayudado es repensar lo que de verdad importa y entender el bienestar como respuesta al consumo desmesurado. Una regla básica a la que me aferro es gastar desmesuradamente en lo que me importa y ahorrar en lo que no me aporta felicidad directamente. No dejar que la bobería me nuble y entender el poder que tenemos como consumidores y ciudadanos con nuestras decisiones diarias.

Todo emprendedor pasa por altos y bajos al empezar una empresa ¿Cómo los has afrontado y tienes algún consejo para personas que están empezando?

Mi consejo es mantenerse flexible y adaptable, siempre he entendido que los bajos son parte de la linea vital de la empresa y que nos hacen mejorar y crear sistemas más resistentes. También considero que el foco no debe ser sólo en el beneficio de la empresa en sí, si no también tener en cuenta a los clientes, a los proveedores, a los trabajadores…pues todos son partícipes de una empresa y de todos depende su éxito, es decir, ‘stakeholders’ en vez de ‘shareholders’.

Emprender implica muchas veces equivocarse por el camino, ¿qué errores has hecho y qué has aprendido de los mismos? 

Errores he tenido muchísimos y sigo tropezándome, pero me levanto con más perspectiva y experiencia. Uno de mis errores fue pensar que sabía cuál era el modelo de negocio antes de empezar, pero la realidad es que he ido modificando ese modelo hasta encontrar la fórmula perfecta.

¿Cuál es tu mayor reto en la empresa? ¿Y tu gran triunfo? 

La presente situación y las restricciones de viaje actuales han sido mi mayor reto empresarial hasta ahora, pues he construido una empresa en torno al privilegio de viajar internacionalmente. Mi triunfo fue materializar los sueños que tuve en una empresa, pero mi mayor triunfo será si consigo reinterpretar mi visión de una manera más comprometida, tal y como me estoy imaginando.

¿Quién te inspira y porqué?

La vida y sus altibajos. La gente que está abierta a aprender, a dialogar y a intercambiar. Los artistas comprometidos con sus procesos largos y tediosos y la vida simple que soy incapaz de implementar.

¿Qué metas tienes para el futuro, personales y profesionales?

Seguir aprendiendo y adaptando mis ideas, la situación actual me ha revuelto emocionalmente así que estoy en proceso de transformación otra vez. Vivir tranquila, viajar con mis hijos y seguir con curiosidad todos los caminos que me apetezcan.

¿Cómo sería el mundo en tu futuro ideal?

Un entorno social y económico justo, de mentalidad abierta y adaptable para aprender y mejorar.

Actualmente estamos pasando por unos momentos muy duros con la pandemia del Covid-19 y aunque hay mucho de negativo ¿Ves algo positivo en esta pandemia?

Tras la cortina de dolor intenso por la pérdida de vidas y de las dificultades de sustento de tantas familias, espero que surja el cambio, el cual tendremos que implementar los más privilegiados. Creo que toda transformación trae dolor y es nuestro deber aprovechar una crisis para implementar transformación hacia mejores prácticas, que sean más justas, más inclusivas y más sostenibles a nivel social y económico.


CARMEN RECOMIENDA

La periodista Naomi Klein, sus ideas me atraparon en los 90 con su primer libro No Logo y sus posteriores libros que tratan temas que van desde la antiglobalización al cambio climático. (https://naomiklein.org/). Es co-fundadora de The Leap Manifesto organización dedicada a solventar problemas de cambio climático, desigualdad y racismo (https://leapmanifesto.org/en/the-leap-manifesto/)

El plan Green Deal que establece acciones concretas para que los continentes sean climáticamente neutros. Aquí puedes ver el Green Deal Europe y aquí el Green Deal USA

B Corp, el certificado para empresas que están creando un futuro mejor. (https://bcorporation.net/)

La web Eat Weeds sobre cómo reconocer y recolectar plantas silvestres y cuáles son sus beneficios para la salud. (https://www.eatweeds.co.uk/)

Documentales: An Inconvenient Truth (https://www.imdb.com/title/tt0497116/) protagonizado por Al Gore el cual nos muestra los peligros del calentamiento global. This Changes Everything basado en el libro de Naomi Klein sobre cómo modificar la economía para acabar con el cambio climático y hacer un futuro mejor (https://thischangeseverything.org/). Biggest Little Farm donde relatan como fueron los inicios y cómo es en la actualidad el día a día en Apricot Lane Farms, una granja orgánica y biodinámica en California (https://www.biggestlittlefarmmovie.com/)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s